Y así fue cómo, poco a poco, dejé de

Y así fue cómo, poco a poco, dejé de responder sus mensajes, y de atender a sus llamadas. Yo ya no existía en sus momentos de gloria; sólo en sus momentos de soledad. Y me puse en el lugar donde lo tenía a él: por encima del resto.

Benjamín Griss