Nadie vive su vida

Nadie vive su vida Disfrazados desde la infancia ensamblados al azar de voces, miedos, pequeños placeres llegamos a la adultez como máscaras. Nuestro verdadero rostro nunca habla.

– Rainer Maria Rilke