Las lágrimas del mundo son inmutables.

Las lágrimas del mundo son inmutables. Cuando alguien empieza a llorar, alguien deja de hacerlo en otra parte. Lo mismo sucede con la risa. No hablemos del mal de nuestra época, no es peor que las pasadas. Pero tampoco hablemos bien. No hablemos.

Esperando a Godot ~ Samuel Beckett