Hay lugares a los que ya no voy solo,

Hay lugares a los que ya no voy solo, porque un día los descubrí con alguien que ahora ya no está; prefiero el dulce sentimiento del buen recuerdo, que el doloroso portazo de darse cuenta de que allí ya nada existe.

Benjamín Griss