A nadie le deseo llegar a sentirse solo

A nadie le deseo llegar a sentirse solo o sola, teniendo pareja. Mucho menos en San Valentín.